jueves, 7 de abril de 2016

Yogananda y la Astrología


“Cómo transcender influencias astrológicas”  - Paramahansa Yogananda.

La astrología es un tema muy profundo, pero la mayoría de las personas consideran que es una especie de guía supersticiosa para el progreso material. Utilizar la astrología sólo para orientación en asuntos materiales,  es desdeñar sus enseñanzas. La astrología es demasiado vasta, tanto matemática como filosóficamente, para ser abordada correctamente, excepto por la gente de comprensión profunda. En la antigüedad, la astrología fue vista principalmente como una guía para el desarrollo espiritual. Utilizar la astrología para los propósitos materiales se consideraba darle un uso inferior de lo que es esencialmente una ciencia divina.

La astrología es el estudio de la respuesta del hombre a los estímulos planetarios. Todas las partes de la creación están unidas entre sí e intercambian sus influencias. No importa cuál sea tu entorno, los rayos que rodean la tierra y el universo tendrán un impacto sobre ti.  La astrología fue pensada para ayudarte en tu viaje interior, ayudándote a ser más consciente de las interrelaciones entre el universo objetivo y los aspectos internos de ti mismo.

La relación de las estrellas con el cuerpo humano y la mente es muy sutil. Existe una correlación entre los seis centros (chakras) en la columna vertebral, que se convierten en doce por polaridad y los doce signos del zodíaco. Millones de voltios de corriente eléctrica se alojan en estos centros espinales. Si tu cuerpo y tu mente son muy fuertes, son inmunes a las vibraciones negativas de las estrellas cuando comienzan a arrojar sus rayos sobre ti. Pero si tu cuerpo y mente son débiles debido a transgresiones de mal comer,  malos pensamientos, mal carácter y las malas compañías; los rayos estelares tendrán el poder de afectarte.

¿Cómo nos afectan las estrellas?

Las estrellas influyen en la vida de cada persona de acuerdo con los patrones que uno mismo estableció en el pasado. Un niño nace en el día y  hora en que los rayos celestes están en armonía matemática con su karma individual (acciones pasadas).
Las configuraciones astrológicas son símbolos de influencias kármicas, que has puesto en marcha en el pasado. Las estrellas y planetas mismos no pueden determinar cómo te afectarán, de la misma manera que uno no puede seleccionar su propio destino kármico.

El mensaje plasmado en los cielos en el momento del nacimiento no apunta a hacer hincapié en el destino o la fatalidad, ya sea por el resultado de un buen o mal karma, sino en despertar tu voluntad de salir de esta atadura o condicionamiento universal. Lo que has hecho, no lo puedes deshacer.  Puedes superar cualquier efecto que ahora prevalece en tu vida porque lo has creado con tus propias acciones en primer lugar y porque tienes los recursos espirituales internos que no están sujetos a la presión planetaria.

La mejor manera, por lo tanto, para mejorar tus condiciones es deliberadamente actuar para contrarrestar los malos efectos de las acciones pasadas. Sobre todo si este curso de acción surge de la sintonía interior con Dios, o se adopta bajo la sabia guía de alguien que conoce a Dios, que servirá como un antídoto para todas las acciones nefastas del pasado.
Evita la dependencia pasiva en la astrología.

La superstición significa buscar una guía que se centre en los efectos (o resultados),  ignorando sus causas. Mucha gente mira a los cielos en busca de signos en lugar de elegir el camino más inteligente o de buscar esa guía en sus almas. Algunas personas se niegan a hacer nada por sí mismos hasta que las posiciones planetarias son favorables.

Si bien es aconsejable iniciar empresas importantes en los momentos propicios astrológicamente, también se reafirma una dependencia pasiva en la que uno espera un cambio en las posiciones de los planetas antes de hacer cambios importantes en su vida. Cualquier cosa que hagas con profunda fe en Dios florecerá con mejores influencias que las que podrías esperar encontrar mediante la consulta de los cielos en busca de aspectos favorables.

No esperes cambios en las influencias astrológicas para cambiar tu destino. Mira, más bien, a aquel que hizo el cielo y la tierra y que es el único que puede conceder la libertad eterna. La ley del karma puede parecer irrevocable, pero los efectos de las acciones anteriores se pueden cambiar mediante la búsqueda de Dios. A menos que uno se acuerde de eso, no se puede espiritualizar la astrología.

¿Cómo espiritualizar la astrología?

Mientras estudies astrología siempre debes recordar que la influencia de Dios es la influencia suprema. Se te ha dado la libertad de elección y la inteligencia, como un hijo de Dios, para superar las dificultades de la vida. Trabaja sin cesar, desde el centro de la calma interior para superar todos los problemas materiales, mentales y espirituales.

Si puedes conservar tu felicidad en medio de todas las dificultades en tu vida, comenzarás a elevarte por encima de la influencia de las estrellas. Si  puedes mantener tu sonrisa, a pesar de los repetidos desafíos, entonces es un signo del despertar de la conciencia de la divinidad dentro de ti. A través de todas estas actitudes estas modificando tu cuerpo y tu mente y estas afectando los doce centros de la columna vertebral. Como resultado de estos cambios, las estrellas empiezan a sonreírte.

Por la comunión con Dios, vas a reforzar el poder de los doce centros de la columna vertebral, que luego vibran en armonía con los doce signos del zodíaco. Cuanto más profunda es tu comunión con Dios, más se armonizaran automáticamente las influencias de todas las fuerzas planetarias y se trascenderán los efectos negativos de los planetas de gran alcance, pero distantes. De esta manera, se puede espiritualizar la astrología.

Busca ayuda, por lo tanto, no de las estrellas y planetas, sino en Dios . Dios es la armonía y si se sintonizan a Él, nunca llevaran a cabo ninguna acción fuera de lugar. Sus actividades serán correctas y naturalmente alineadas con la ley astrológica. Después de una profunda oración y meditación que está en contacto con su conciencia divina; no hay mayor poder que el que la protección hacia el interior. Indagando profundamente en tu propia naturaleza divina, descubrirás los niveles más profundos dentro de ti mismo que te permiten elevarte por encima de todas las realidades kármicas.
Los maestros van más allá de la astrología.

Algunas personas estudian la astrología para determinar la influencia de su karma a través de los planetas, tratando así de contrarrestar las malas influencias por anticipado con ese conocimiento astrológico. Pero los grandes maestros van más allá de la astrología. El hombre de realización no elige ninguna hora propicia para realizar acciones nobles o iniciar nuevas empresas sanas. Él actúa, se mueve y duerme bajo la influencia de Dios. Consulta a Dios en vez de las estrellas como guía.

Aunque hay una cierta influencia vibratoria de estrellas sobre todas las vidas humanas, un hombre de fuerza de voluntad infinita en sintonía con Dios, usa su libre albedrío para cambiar sus circunstancias. El camina influenciado solamente por el Sol de todos los Soles, el Espíritu Todopoderoso. Para él, desde las profundidades de su determinación y fe, todo es posible. Se queman así las semillas de las dificultades en el fuego de la sabiduría. Realiza todas sus acciones de acuerdo a la guía divina.

El respeto supersticioso de la astrología te convierte en un autómata que depende servilmente de la orientación mecánica. El sabio derrota a sus planetas - que equivale a decir su pasado - transfiriendo su  confianza desde la creación al Creador. Cuanto más se da cuenta de su unidad con el TODO menos es dominado por la materia. El alma es siempre libre, es inmortal porque nunca ha nacido. No puede ser regida por las estrellas. Ese es el camino de la libertad interior. No se pueden cambiar las influencias astrológicas exteriores, pero se puede hacer mucho para cambiar la forma en que uno lo recibe interiormente.

En lugar de aceptar con fatalismo los decretos del karma, sigue el camino interior hacia la libertad. Medita diariamente.  Entra en profunda comunión con Dios. Aprende de Él, a través de la voz silenciosa de la intuición. En última instancia, por medio de la meditación cada vez más profunda,  llegarás a un punto en el que solo recibirás las influencias de Dios.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Mercurio Retrógrado en Sagitario - 6/11 al 26/11/2012

"Mercurio, el mensajero celeste ha entrado en modo retrógrado y no se volverá directo hasta que no pasen tres semanas. Esto significa que, visto desde la tierra, parece que anda hacía atrás. Claro está que solo es una ilusión óptica, pero no por eso menos significativo. En la astrología tradicional se culpa a este tránsito por todo tipo de reveses, desde correos electrónicos perdidos, contratos que de repente no hay manera de firmar hasta nuestros propios problemas de comunicación y espesor mental. En su marcha retrograda forma una cuadratura con Neptuno en Piscis.. Una cuadratura es un aspecto tenso donde tenemos que integrar dos fuerzas. En este caso el intelecto, lo racional (Mercurio) y la intuición (Neptuno). Podemos sentirnos un poco confusos, con muchas contradicciones, perdidos a ratos...No es momento de acción, sino de entrar en nuestro interior y reflexionar. Mercurio vibrando con la energía de Sagitario tiene que ver con la búsqueda de la verdad. ¿Cuál es nuestra verdad? ¿Qué es lo correcto en cada situación? ¿Cuáles son nuestros valores y creencias? ¿Aún nos sirven? ¿O es hora de abrir el horizonte y dejar que la flecha del arco sagitariano vuele más lejos de nuestras barreras y limites mentales? Aunque quizás antes de lanzar la flecha tenemos que re-visitar en nuestras meditaciones zonas de nuestra vida que están sin solucionar y asuntos que todavía están pendientes. Estarnos quietos y tener paciencia que las respuestas y soluciones aparecerán con el tiempo. Ahora no se puede forzar las cosas." Margit Glassel.

Círculo de Luna Nueva en Noviembre: ESCORPIO